Batman: todas las versiones de acción real, clasificadas

Como uno de los superhéroes más influyentes de todos los tiempos, Batman ha sido parte de la cultura pop durante casi 83 años. Durante ese tiempo,El Caballero de la Noche ha evolucionadodesde un superhéroe tradicional que revienta el crimen hasta un vigilante complejo y trágico, que se mantiene al día para mantenerse relevante. Su personalidad de cómic puede ser desordenada y caótica, pero hay una consistencia en su caracterización, un sentido de fidelidad a su núcleo que lo consolidó como uno de los héroes fundamentales de DC.

Esta consistencia ha estado ausente en gran medida de sus representaciones de acción en vivo. El Caped Crusader ha tenido muchas encarnaciones, cada una distinta y especial a su manera. Algunos capturaron perfectamente la dualidad inherente a Batman, haciendo malabarismos con las personalidades de Bruce Wayne y Batman; otros optaron por centrarse demasiado en un lado, lo que inevitablemente resultó en una actuación incompleta. Aún así, todos estos actores contribuyeron algo al legado ya perdurable de Batman, asegurando su lugar en el panteón cada vez mayor de actuaciones memorables de películas basadas en cómics.

9. George Clooney

George Clooney como Bruce Wayne en la Baticueva en Batman Robin
Warner Bros., 1997

ha sido suficienteescrito sobre Batman Robin ya, hasta el punto en que la mala reputación de la película supera con creces cualquier contribución real que haya hecho al mito de Batman. En el centro del desorden de colores neón está George Clooney, quien claramente se siente incómodo y desearía poder estar en cualquier otro lugar. Para crédito de Clooney, al menos logra la personalidad de playboy de Bruce Wayne que la mayoría de los otros actores no logran definir. El Wayne de Clooney es fácil, una superestrella sin necesidad de hacer nada más que mostrar esa sonrisa elegante.

Su Batman, sin embargo, es simplemente espantoso, ya que el héroe normalmente estoico es demasiado hablador y nada intimidante. No ayuda que Clooney esté obviamente avergonzado de pronunciar sus líneas. En su caso, el dolor no proviene de un trauma pasado, sino de un horrible guión de Akiva Goldsman.

8. Iain Glen

Iain Glen como Bruce Wayne parado en una calle vacía en Titans.
HBO Max, 2022

Titan tiene una reputación algo empañada entre su base de fans, pero trabajó duro para asegurarla. El programa lucha por comprender a muchos de sus personajes clásicos, y su versión de Batman es la representación perfecta de su enfoque desordenado. La versión de Iain Glen del Caballero de la Noche es más Alfred que Batman. No se parece en nada al aspecto físico del personaje, y el acento inglés de Glen aparece en los momentos más inoportunos. Titans sube la apuesta por la paranoia y los problemas de confianza de Bruce, presentando a un hombre quebrantado y derrotado que ha perdido la capacidad de relacionarse con los demás.

Sin embargo, comete el grave error de retratarlo como descuidado, y Bruce Wayne simplemente no es así. Bruce Wayne se preocupa tanto que dedica toda su vida a una misión que sabe que nunca cumplirá pero es incapaz de abandonar. Glen es bastante bueno encarnando la desesperanza de Bruce, pero el espectáculo que lo rodea no le da el respeto que se merece.

7. Adán Oeste

Batman (Adam West) y Robin (Burt Ward) del programa de televisión de la década de 1960.
Warner Bros., 1966

Adam West siempre será Batman para toda una generación de baby boomers que creció junto a él. La serie Batman de 1966 fue camp en su máxima expresión, un ejercicio de comedia al que le importaba muy poco el realismo, la consistencia o la plausibilidad. Adoptó los aspectos más extravagantes de los cómics y celebró la ridiculez de tener a un hombre adulto disfrazado de murciélago luchando contra criminales disfrazados de payasos y gatos. Durante la mayor parte de su tiempo en pantalla, Adam West interpretó a Batman como un himbo de buena fe que no tenía ni idea como los villanos a los que se enfrentaba, sin rastro del detective más grande del mundo que definiría sus encarnaciones posteriores.

Irónicamente, su Bruce era más elaborado y menos extravagante, aunque se usaba principalmente para tramas secundarias románticas. El Bruce de West fue el mejor jugador, más James Bond que Wayne playboy. Sin embargo, para bien o para mal, la interpretación de West definió al Murciélago en la cultura popular durante más de una década. Su actuación puede parecer ridícula para el espectador moderno, pero para sus padres y abuelos, Adam West siempre será Batman.

6. Ben Affleck

Ben Affleck como Batman sin máscara en Batman v Superman: Dawn of Justice.
Warner Bros., 2016

Batman v Superman: Dawn of Justice es una de las películas más divisivas de los últimos tiempos, por una buena razón. Hay mucho que amar y odiar, ya que la película de alguna manera logra ser demasiado complicada en algunos aspectos y ridículamente simplista en otros. La versión de Ben Affleck del Caballero de la Noche, que vive y muere con la serie de cómics The Dark Knight Returns de Frank Miller, es uno de los aspectos más controvertidos de la película. nunca llegará a un bruto.

El físico de Affleck es imponente, convirtiéndose posiblemente en la mejor versión de cómo se vería un superhéroe de cómic en la vida real. Sin embargo, su Wayne reduce la actuación, siendo demasiado unidimensional para vender con precisión la ira constante que expresa en casi todas las escenas. Y aunque Affleck y Henry Cavill hacen todo lo posible para vender la rivalidad titular, no hay suficiente para crear un conflicto convincente entre dos personajes que se entienden mejor que la mayoría.

5. David Mazuz

David Mazouz como un Bruce Wayne serio en Gotham
Zorro, 2018

David Mazouz tiene una ventaja injusta sobre todos los demás personajes de Batman, ya que tiene cinco temporadas completas para explorar y desarrollar el personaje. Sin embargo, dado que Gotham es una precuela, también está en desventaja porque solo interpreta a Bruce Wayne y nunca tiene la oportunidad de usar el traje de murciélago. Se lo pone brevemente en los momentos finales del programa, en una escena que no puede evitar sentirse incómoda considerando que Mazouz es claramente un adolescente. Aún así, el actor interpreta a un fantástico Bruce Wayne, lleno de ira agravada por las hormonas adolescentes, desesperado por ayudar pero sin saber cómo hacerlo.

En muchos sentidos, se parece más al hijo de Batman, Damian Wayne, que a Bruce, lo cual es un enfoque tremendamente intrigante para el personaje. Gotham sigue siendo algo subestimado en el gran multiverso de medios de DC para un programa que se prolongó durante cinco temporadas. Sin embargo, podría ser uno de los mejores esfuerzos de DC en la memoria reciente, gracias a un enfoque adecuadamente oscuro del material de origen que nunca se tomó demasiado en serio y a la convincente versión de Mazouz de los dolores de crecimiento de un multimillonario traumatizado, que nunca son molestos y casi siempre convincentes. .

4. Val Kilmer

Batman (Val Kilmer) busca en Batman Forever
Warner Bros., 1995

Es fácil descartar las contribuciones de Val Kilmer al legado de Dark Knight. A pesar de tener el dúo masticador de escenarios de Jim Carrey y Tommy Lee Jones, Batman Forever no es la entrada más memorable en el canon de Batman. Aún así, Kilmer aporta mucho a su versión del Caped Crusader, una sensación de seriedad que falta en la película.

Kilmer combina a la perfección el encanto y el estoicismo como Wayne, sin entrar nunca por completo en el personaje mujeriego de playboy, pero aún así encarnando los signos prototípicos de poder y riqueza que harían que un don nadie como Edward Nygma lo admirara tanto. Como Batman, es severo y tranquilo, mostrando una frialdad inmóvil que poco a poco revela lo harto que está con todo el asunto y hace todo lo posible para dignificar la versión de Joel Schumacher de la franquicia. Kilmer llevó el dolor de Bruce en la manga de su traje de goma, haciéndolo evidente sin exagerar; entendió que Batman vive con dolor, permitiéndose sentirlo, aferrándose a él sin dejar que lo domine.

3. Robert Pattinson

Robert Pattinson como Batman.
Warner Bros., 2022

podría muy bien ser la mejor versión de la pantalla grande del Caballero Oscuro. Más una historia de detectives que una aventura de superhéroes, The Batman adopta un enfoque ultrarrealista que hace palidecer a la trilogía de Christopher Nolan en comparación. Robert Pattinson aporta mucho patetismo a su Batman. Es imponente sin ser masivo e intimidante sin necesidad de decir una palabra. Tranquilo y observador, el Batman de Pattinson es primero un detective y luego un luchador.

Si bien el Batman de Pattinson es genuinamente preciso, su Bruce Wayne es decepcionante. La falta total de la habitual fachada de playboy de Wayne, junto con el interés principal de la película en explorar la personalidad de Batman, lo convierte en una representación torcida que se siente decepcionante. Como la mayoría de las interpretaciones modernas del Caballero de la Noche, Batman opera bajo la suposición incorrecta de que Batman es el personaje real y Bruce Wayne es la máscara. Sin embargo, el personaje tiene dos personalidades distintas pero igualmente relevantes, y al descuidar activamente una al servicio de su historia, The Batman y, por lo tanto, la representación de Pattinson, no pueden evitar sentirse incompletos.

2. Bale cristiano

Batman (Christian Bale) de pie entre los escombros en The Dark Knight.
Warner Bros., 2008

Para bien y, hay que decirlo, para mal, Christian Bale y Nolan redefinieron al Caballero Oscuro para siempre. El enfoque hiperrealista de Nolan del personaje revolucionó el género de los cómics, presentando un mundo en el que Batman podría existir y trabajar de manera plausible. Al hacerlo, el director abandonó todo rastro del carácter lúdico del género, algo que los futuros proyectos de DC imitarían. Bale popularizó la idea de que Batman es el personaje real, un enfoque que funciona dentro del contexto de la trilogía incluso si se trata de una traición al personaje real.

Sin embargo, el Batman de Bale es el Batman, un hombre torturado y perpetuamente cansado que corre una carrera que sabe que nunca terminará. Batman no quiere detenerse, creyendo que siempre tendrá algo que dar a la ciudad que le teme y, a menudo, lo detesta. Apropiadamente, su Bruce es una ocurrencia tardía, un pobre niño rico que hace todo lo posible por parecer despreocupado y feliz; es claramente un acto, pero a nadie le importa porque él es Bruce Wayne, después de todo. El interés principal de la trilogía del Caballero Oscuro está en Batman, descuidando a Bruce en el proceso. Y, sin embargo, ¿cómo puede alguien discutir cuando la versión de Bale del Caped Crusader es tan buena?

1. Michael Keaton

Batman (Michael Keaton) apunta uno de sus artilugios en Batman Returns.
Warner Bros, 1992

El acercamiento surrealista de Tim Burton al Caped Crusader es único pero desigual. Para empezar, obviamente está más cautivado por los villanos que por el mismo Murciélago. Jack Nicholson, Danny DeVito, Michelle Pfeiffer y Christopher Walken le roban el protagonismo al Caballero de la Noche, un reconocimiento poco sutil de cuán rica es la galería de pícaros del Murciélago. Sin embargo, hay mucho que amar de la interpretación de Michael Keaton de Batman y Bruce Wayne. No tiene tiempo para explorar completamente ninguno de los dos lados del personaje, pero entiende su esencia.

Como Batman, Keaton es estoico, agudo y directo, con ganas de hacer el trabajo y pasar al siguiente, y sabe que siempre habrá uno. Como Bruce, es sencillo, lo suficientemente encantador como para atraer a Vicki Vail de Kim Basinger, pero lo suficientemente distante como para alejar a Selina Kyle de Pfeiffer. Podría decirse que Keaton presenta la mejor mezcla de Batman/Bruce, una combinación única de luz y oscuridad que les permite a los espectadores saber que es alguien a tener en cuenta a pesar de que nunca entienden por qué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.